Viaje a suiza: Basilea y Alsacia - CATAI

Basilea y Alsacia

Por Continentes

NUESTRA SELECCIÓN DE VIAJES

Basilea y Alsacia

¿Estás buscando un viaje de escapada a ciudades encantadoras de Europa? A continuación, te ofrecemos un viaje organizado muy atractivo e interesante en el que disfrutarás recorriendo las ciudadesde Basilea y Colmar. A orillas del RIn, se encuentra Basilea, una preciosa ciudad con un casco antiguo medieval increíblecon su plaza del Mercado, el ayuntamiento de arenisca roja y la catedral gótica. Y, por otra parte, en Colmar, te enamorarás con gran facilidad de calles adoquinadas con edificios medievales sensacionales. Así que, ¿te animas a conocer Basilea y Colmar?.

Día 1 ESPAÑA/BASILEA
ESPAÑA/BASILEA

Salida en vuelo con destino Basilea. Llegada y traslado al hotel por cuenta del cliente. Alojamiento.

Ver más
Día 2 BASILEA
BASILEA

Desayuno y días libres para aprovechar tu tarjeta BaselCard en la ciudad universitaria más antigua del país, también considerada la capital cultural de Suiza. Con sus 40 museos, Basilea impresiona a los amantes del arte. Presentando tu tarjeta BaselCard, podrás descubrir los principales museos de la ciudad a tu aire, visitar el famoso zoo de Basilea o realizar un recorrido del Rin con hasta 50% de descuento. Tu tarjeta incluye un trayecto gratuito en uno de los cuatro barcos que conectan la Pequeña y la Gran Basilea, aprovechando la corriente del Rin para moverse sin motores. Durante los días calurosos, puedes refrescarte en el mismo Rin, saltando desde los muelles instalados en las zonas de baño. A los golosos, les recomendaríamos una visita obligatoria a la chocolatería Läckerli Huus para probar las tradicionales pastas de especias y miel.

Ver más
Día 3 BASILEA/COLMAR/BASILEA
BASILEA/COLMAR/BASILEA

Desayuno. Por la mañana, salida en tren a Colmar, la típica localidad alsaciana. Colmar es una hermosa ciudad cargada de bellos edificios tradicionales que han sabido mantener su atractivo durante los siglos pasados. Aprovecha el día para descubrir sus callejuelas, la arquitectura gótica, medieval y neoclásica que se refleja en las casas antiguas. No te olvides de probar las especialidades gastronómicas como el vino de Alsacia, el foie gras, el baeckeofe, el gallo al vino y mucho más. Visita también “la Pequeña Venecia”, una de las zonas más bonitas de la Colmar que recibe su nombre por los numerosos canales que recuerdan a Venecia. A la hora convenida, regreso a Basilea.

Ver más
Día 4 BASILEA/ESPAÑA
BASILEA/ESPAÑA

Desayuno. Tiempo libre para realizar compras de última hora. A la hora convenida, traslado opcional al aeropuerto y vuelo de regreso a España.

Ver más
Salidas

Diarias

Qué incluye

   

Vuelo de línea regular, clase turista (reservas en clases especiales).

   

Alojamiento y desayuno en hoteles indicados.

   

Tarjeta BaselCard (recogida en la recepción del hotel en destino).

   

Billete de tren de ida y regreso en 2ª clase a Colmar en el paquete Basilea y Alsacia.

   

Seguro de viaje.

Notas importantes

Precio desde basado en Vueling, clase P, para viajar del 1 de noviembre al 30 de marzo, en categoría B y habitación doble.

Tasas aéreas incluidas. VY: 40 €.

El precio no incluye tasas locales en los hoteles (aprox. 2-4 CHF p.p. por noche, pago en destino).

Durante congresos o eventos especiales nos reservamos el derecho de ofrecer hoteles alternativos en las ciudades indicadas o en sus alrededores.

Para el inicio de las excursiones los clientes deberán presentarse en el punto de encuentro a la hora indicada en la documentación de viaje.

En función del día de salida, el orden y operatividad de las excursiones puede verse alterado.

Consultar suplemento en caso de viajar un solo pasajero.

IDIOMA

Romance, Francés, Alemán, Italiano

Moneda Estándar

CHF

PREFIJO TELEFÓNICO

+41

Suiza

Cuando uno habla de Suiza lo primero que piensa es en sus montañas, sus chocolates y su queso. Pero Suiza es mucho más que eso. La Confederación Helvética es una unión política de 26 estados (23 cantones y 3 semicantones), que son autónomos en materia militar, educativa y religiosa. Cada región cuenta con particularidades únicas. En Suiza se hablan cuatro idiomas distintos: alemán, francés, italiano y romanche. La mitad de la población es católica; la otra, protestante. De los más de siete millones de habitantes que viven en Suiza, un millón son extranjeros. Todo esto nos da una referencia del amasijo de culturas, de lo fascinante de su variedad y el respeto que se respira en este pequeño país. Suiza se encuentra situada en el corazón de la Europa occidental, lindando sus fronteras con Francia, Alemania, Liechtenstein, Austria e Italia. El 70% del territorio de Suiza es montañoso. El relieve de su geografía se divide en tres zonas claramente definidas: el Jura, la Meseta y los Alpes. Las aguas suizas proceden de los ríos Rhin, Ródano y Po.

Moneda

Actualmente, la moneda oficial de curso legal en Suiza es el franco suizo.

Clima

En el sur, Tesino tiene un clima cálido y mediterráneo; al sudeste, Valais es conocido por ser muy seco. En el resto del territorio la temperatura media es de entre 20 ºC y 25 ºC en verano y de entre 2 ºC a 6 ºC en invierno. Los veranos suelen ser muy soleados, mientras que las lluvias caen, especialmente, durante la primavera y el otoño.

Diferencia horaria

Suiza tiene una diferencia horaria de GMT 1horas.

Electricidad

La corriente eléctrica en Suiza es de 250 voltios a 50 Hz. No se necesita adaptador.

Propinas

Normalmente, en la cuenta del restaurante y del hotel, así como en el taxi, ya está incluido un recargo por el servicio. No es obligatorio dar propina, pero se agradece.

Compras y artesanía

En Suiza todos los productos son de muy alta calidad, lo que convierte a este territorio en un auténtico paraíso para las compras. Además, la experiencia se convierte en más placentera todavía al hablarse, en una gran mayoría de sus establecimientos, varios idiomas. De Suiza tienen fama mundial sus relojes. Se pueden encontrar de todo tipo y modelo. Para los amantes de las antigüedades, aquí se pueden hallar una amplia selección de objetos de todas las épocas con certificado de garantía… También son muy interesantes las piezas en talla de madera de Brienz, la artesanía de bordados de St. Gallen y la alfarería, las populares navajas suizas de gran calidad que suelen tener varios complementos además de la navaja propiamente dicha, la ropa –especialmente de deportes de invierno-, aparatos electrónicos y, cómo no, el delicioso chocolate suizo. Los mercados están llenos de encanto. En los tradicionales mercados semanales de los campesinos, las calles y las plazas de las ciudades se transforman y se pueden hacer buenas compras o simplemente curiosear. Ofrecen, además, una buena ocasión para adquirir piezas de artesanía tradicional o para dejarse atrapar por un mundo pleno de suculentos aromas, atractivos colores y placenteros sonidos.

Indumentaria

Para los meses de verano, se recomienda llevar ropa de algodón y calzado cómodo. En invierno, no olvide prendas de abrigo e impermeable.

Embajada/Consulado de España

EMBAJADA DE ESPAÑA EN SUIZA

Kalcheggweg, 24 Postfach 1333

3000 Bern 16

Tel.: (+41) 313 505 252

Fax : (+41) 313 505 255

E-mail:emb.berna@​maec.es​


EMBAJADA DE SUIZA EN ESPAÑA

Calle de Núñez de Balboa, 35-A, 7°

28001 Madrid

Tel.: 914 36 39 60

E-mail:madrid@eda.admin.ch

Gastronomía

En Suiza cada región tiene su especialidad y dependiendo del lugar que se visite se podrán degustar distintos sabores. Los platos más apreciados en este país son, por excelencia, la típica fondue de queso y la raclette, otro manjar realizado con los clásicos quesos suizos que se sirve acompañada de patatas cocidas sin pelar, jamón o bacon y pepinillos en vinagre. En cuanto a la repostería suiza gozan de merecida fama mundial sus deliciosos chocolates y exquisitos postres como el merengue de Berna o la tarta de nueces de la Engadina. La leche y el agua mineral son muy buenas. Los vinos locales son buenos, aunque caros. Los licores de fruta y el café también se consumen a menudo.

Transportes locales

Suiza goza de unas buenas comunicaciones, por lo que cuando visite este suculento país que late en el corazón de Europa podrá elegir para sus traslados diferentes medios de transporte. Sea cual sea su elección, podrá disfrutar enormemente de las altas calidades del mismo al tiempo que se deleita con los paisajes que este bello país le ofrece. El servicio prestado por la red ferroviaria suiza es rápido, confortable y limpio. Sin duda, este país puede presumir de uno de los mejores sistemas de trenes del mundo. Sea cual sea su ciudad de partida o destino, tenga por seguro que encontrará un tren que le lleve. La red de autobuses en Suiza es extensa, llegando, incluso, a aquellas poblaciones que, por sus características geográficas, son realmente inaccesibles para el tren. La red de carreteras suizas es muy buena, incluso en los territorios montañosos. Durante el invierno, se recomienda el uso de cadenas en las zonas nevadas. Las autopistas tienen numerosas ramificaciones y largos túneles donde usar las luces es indispensable. Los caminos son de peaje y si accede con su propio vehículo deberá adquirir una pegatina que le dará derecho a circular en toda la red de autopistas suizas. A pesar del terreno montañoso, la bicicleta es muy popular en Suiza, por lo que es una buena forma de descubrir este coqueto e inigualable país.  

Tradiciones y costumbres

La población de Suiza es gente pacífica, amable y condescendiente. Las ciudades son prósperas, limpias y modernas; mientras, en la zona de las montañas vive gente aún muy apegada a sus tradiciones. Festivales y ritos, acompañados de vestimenta típica, son algunas de las costumbres que podrá observar el turista que se introduzca en las montañas.

IDIOMA

Francés

Moneda Estándar

EUR

PREFIJO TELEFÓNICO

+33

Francia

La magia del pasado, la vitalidad del presente y la maravilla del futuro conviven ampliamente en un sólo sitio: Francia. Es posible que esa armonía, que mantiene unidas a ciudades ancestrales con espacios que se mueven en el más avanzado desarrollo tecnológico, sea producto de un carácter que identifica al francés: el de aquellos que son capaces de sustraerse a la realidad, sin perderla de vista; porque finalmente, lo que hace a Francia un sitio de ensueño no son sus hermosos paisajes, sus modernas ciudades o sus avances científicos, sino esa capacidad de sus habitantes para ver más allá de lo que otros miran, de sentir la vida en su espléndida ensoñación y extraviarse en los deleites que ella brinda, sin el vértigo que produce el quitar los pies de la tierra. Francia está cubierta por valles, cuencas fluviales y zonas montañosas que varían de una región a otra. Goza de un paisaje excepcional en el que se entremezclan los colores cálidos de la tierra y el sol, los tonos ocres y oscuros de las montañas, los azules del agua y los grises del cielo. Predominan en Francia las llanuras, bajas mesetas y colinas, que ocupan las dos terceras partes del territorio, y pueden distinguirse tres grandes conjuntos regionales dispuestos alrededor de un centro de dispersión de aguas que es el Macizo Central: el norte con la Cuenca de París, las llanuras del Norte y las Montañas Medias; el suroeste y oeste con la Cuenca de Aquitania y la zona de mesetas y colinas; y al sur y sureste con las grandes montañas alpinas y la zona mediterránea.

Moneda

Desde el 1 de enero de 2002, el euro se ha convertido en la moneda única.

Clima

El clima está claramente marcado por dos temporadas: invierno y verano. En el invierno las temperaturas son bajas en todas las regiones, aunque no suelen descender bajo cero, exceptuando la zona de los Alpes y los Pirineos. En el verano la temperatura alcanza los 27 grados centígrados en la mayor parte del territorio. La zona de Provenza es entre 3 y 5 grados centígrados más cálida en relación a París. Los mejores meses para conocer Francia son junio, cuando el clima cálido empieza a invadir pero aún no es bochornoso, y septiembre, que conserva el encanto del verano sin las agobiantes temperaturas. La primavera se instala en Francia en mayo, más que en abril. La temporada de esquí en los Alpes y Pirineos comienza en diciembre y finaliza en abril.

Diferencia horaria

La zona de Francia tiene una diferencia GMT + 1 horas.

Electricidad

La corriente eléctrica es de 220 voltios a 50 Hz.

Idioma

El idioma oficial es el francés.

Compras y artesanía

Francia es un país donde se puede adquirir de todo. Siempre ha sido zona de tránsito para muchos productos, especialmente para aquellos que tengan que ver con la belleza, la decoración, la moda, la cultura y los placeres del paladar. En cuanto a otras zonas, la emoción de las compras se mantiene y quizás se intensifique, ya que las diferentes regiones francesas guardan preciados tesoros, en forma de artesanías, alimentos, dulces, vinos y un largo etcétera. En los grandes almacenes existen empleados instruidos especialmente para atender a los clientes extranjeros. Galerías Lafayette y Le Printemps son dos de las mejores tiendas de ropa, porcelanas, equipaje y perfumería. Les Printemps, cuenta además, con un magnífico departamento de juguetería y lencería.

Indumentaria

Es conveniente llevar poco equipaje para poder trasladarse con facilidad y aprovechar los económicos y rápidos transportes públicos. La vestimenta dependerá de la temporada del año en que visite el país. En el verano la ropa ligera de algodón se impone, aunque siempre es necesario llevar un paraguas para la zona de París y otras regiones del país. En la temporada de invierno, para el norte, centro y este, se requieren prendas cálidas, jerséis, abrigos, guantes y calcetines gruesos. En la zona mediterránea hace menos frío, aunque es bueno ir preparado con ropa de entretiempo. La ropa casual es bien aceptada en casi todos los sitios, excepto en los restaurantes formales, teatros o cuando se acepta la invitación para visitar a una familia francesa.

Embajada/Consulado de España

EMBAJADA DE ESPAÑA EN FRANCIA

22, Av. Marceau

75381 París

Tlf.: 0 144 431 800

Fax.: 0 147 235 955

E-mail.:emb.paris@maec.es​


EMBAJADA DE FRANCIA EN ESPAÑA

Salustiano Olozaga, 9

28001 Madrid

Tlf.: 914 238 900

Arte y cultura

El arte y Francia siempre se han identificado como una dualidad indisoluble. Esta afirmación tiene bases evidentes y amplias: muchos de los artistas más reconocidos del mundo y de la historia han desarrollado parte de su obra en Francia o bien, han sido inspirados en alguna moda, acontecimiento o recurso francés. De raíces celtas y grecolatinas, el espíritu francés actual guarda una equilibrada relación entre la magia, la permisividad y la leyenda de los primeros pueblos del norte, y la disciplina, la estética y racionalidad de los hijos de Zeus. Ésta es la causa de que el francés reciba con gusto las tendencias más variadas, los excesos y la austeridad, lo místico y lo mundano. El arte en la nación francesa es un producto cotidiano, enriquecido, altamente conservado y apetecible a toda hora y para todo público. Más que algo exterior, coleccionado en los museos o centros destinados a su creación, es un espíritu que se lleva por dentro, que se encuentra reflejado en las calles, en los paisajes, en el ambiente que vibra constantemente y que cubre de sensibilidad y magia la visión real de este país lleno de expresiones estéticas. Francia es un país con una grandeza histórica y cultural mucho más amplia que su territorio, de apenas medio millón de kilómetros cuadrados. Tiene una población de aproximadamente 65 millones de ciudadanos. Como muchos países europeos, sufre el problema del desempleo, lo cual ha hecho de los últimos años una época difícil de asumir, variando el carácter de los franceses hacia sentidos menos participativos en la vida social, como era su costumbre.

Gastronomía

La cocina suele ser el reflejo más público de la sensualidad de un pueblo, de sus secretos primarios, del mestizaje de su historia. En el instante en que los ojos del extranjero se cruzan con la exposición de los productos alimenticios en los mercados, tiendas, panaderías, mantequerías y vinaterías, es posible saber lo que la comida significa para los habitantes de cada región de Francia. La comida en Francia tiene tanta tradición como su historia, su arte o su sentido de la libertad. Cuando acuden a la mente escenas de refinamiento, romanticismo y sensualidad relacionadas con los franceses, se proyectan en el archivo interior las imágenes palaciegas que el cine se ha encargado de divulgar, donde reyes y aristócratas se deleitan con mesas enteras cubiertas por platillos inimaginables, fuentes de frutas y esculturas de postres con nombres extravagantes. Ésta es la cocina de los reyes, propiedad actual de los chefs, de los restaurantes exclusivos: es la alta cocina francesa. Sin embargo, el espíritu igualitario que los franceses han desarrollado en los últimos siglos ha hecho que su cocina resulte accesible para todo el que la visita.

Otros viajes deseados