Viajes a Polinesia Francesa. La mejor selección de ofertas a Polinesia Francesa - CATAI

VIAJES A POLINESIA

DESCUBRE LOS PARAÍSOS DE POLINESIA

Por Continentes

NUESTRA SELECCIÓN DE VIAJES

Polinesia Francesa

Bañada por el océano Pacífico, la Polinesia Francesa es una auténtica maravilla. Y es que las más de 100 islas que forman la Polinesia Francesa atesoran playas de arena blanca, rosa y negra y lagunas paradisíacas de color turquesa. Y es que la mayoría de islas están bordeadas por barreras de arrecife que forman piscinas naturales protegidas de ensueño con un intenso color turquesa. Si te decides a hacer un viaje a la Polinesia Francesa, tendrás la oportunidad de relajarte en sus playas y desconectar, surfear, bucear para descubrir sus jardines de coral y muchas maravillas más. Asimismo, durante tus días en la Polinesia Francesa podrás encontrarte con tortugas, delfines, rayas y tiburones. Te recomendamos visitar, entre otras, las islas Marquesas, la tropical Moorea y la famosa Bora Bora. Además, en tu viaje a la Polinesia también conocerás su interesante cultura con sus bailarinas, regatas de canoas hawaianas, mercados con productos locales, puestos de comida ambulante, museos… ¿Te apuntas? Viajar a la Polinesia Francesa es una experiencia única e inolvidable que no debes perderte.

Descubre Polinesia Francesa

Si estás buscando disfrutar al máximo de tus merecidas vacaciones, desconectar de la rutina, relajarte con baños en aguas cristalinas o broncearte al sol, tienes razones más que suficientes para hacer un viaje a la Polinesia Francesa. Y es que la Polinesia Francesa es un conjunto de más de 100 islas paradisíacas con playas de arena blanca y aguas transparentes de color turquesa, lagunas de ensueño, arrecifes de coral, montañas y preciosas cataratas. Una auténtica obra maestra de la naturaleza que te invita a pasar unas vacaciones mágicas. A continuación, te detallamos algunas de las islas más destacadas y atractivas. En primer lugar, una de las islas más interesantes es Moorea con sus bahías azules en las que bucear, el monte Rotui, los sensacionales valles de color verde y frondosa vegetación y una exquisita gastronomía gracias al pescado y las frutas, sobre todo, el mango y la piña. Otra isla ideal para pasar unos días es Fakarava con sus hermosas playas y sus pintorescos pueblecitos de casitas coloridas. En cambio, la isla de Tahití te ofrece una fascinante belleza natural en forma de montañas con cascadas, profundos valles, bosques frondosos, curiosas cuevas y playas de arena negra de origen volcánico. Además, en Tahití se encuentra la ciudad de Papeete, un lugar con mucho que ofrecer: una gran variedad gastronómica, un mercado, el museo de la Perla Negra y la catedral. Y, por supuesto, la joya de la Polinesia, la isla volcánica de Bora Bora con su monte Otemanu. Se trata de una isla rodeada por una espectacular laguna que posee playas vírgenes en las orillas. Increíble, ¿no crees?